Monthly Archive septiembre 2018

¿Qué derechos tiene un trabajador si renuncia o termina su contrato?

El prestador de servicio con recibos por honorarios tendría que demostrar ante el Poder Judicial que fue un trabajador y exigir el pago de los beneficios sociales que se hayan generado, no solo al cese, sino en toda la relación laboral con la empresa.

Al culminar su relación laboral ya sea por renuncia o porque su contrato a plazo fijo terminó, el empleador está obligado a entregar al trabajador en planilla la liquidación de beneficios sociales, el cual comprende vacaciones truncas, gratificaciones truncas, CTS y cualquier pago pendiente a la fecha de cese, señala el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo ( MTPE ).

No obstante, cabe resaltar que si bien el extrabajador mantiene el derecho a los beneficios sociales, el monto a pagar varía en función al tiempo de servicio, remuneración y régimen laboral en el que se le contrató.

“Si estos pagos no se hacen 48 horas después del cese se generarán intereses a favor del trabajador”, señala Jorge Ágreda, socio del área laboral de EY Perú.

A modo de ejemplo explica que, si una persona cesa el 30 de abril tendría derecho a recibir por la gratificación de Fiestas Patrias cuatro sextos de sueldo (por los meses enero, febrero, marzo y abril); además tendrá derecho a las vacaciones que ya se hayan devengado, “es decir, aquellas al que el trabajador ya tenía derecho pero que aún no tomaba; y el último periodo por el periodo trunco de vacaciones, que son las vacaciones acumuladas más las truncas. Son conceptos parecidos pero son distintos”.

Con respecto al pago de CTS que se realiza en mayo y noviembre, siguiendo el mismo ejemplo, sobre la base de las remuneraciones que percibe hasta el 30 de abril – si sale en esta fecha – la empresa ya no le pagaría a través del banco o caja sino directamente al trabajador.

Si la empresa ha registrado utilidades el trabajador también podrá recibir una proporción de éstas ganancias, de acuerdo a los meses trabajados. “Así, si un trabajador se va en agosto del 2018 habrá generado utilidades entre el 1 de enero y el 31 de agosto del 2018, por lo tanto esa parte proporcional se tendrá que calcular y se deberá pagar el siguiente año, en el primer trimestre”, detalló el abogado laboralista.

Pago con recibos por honorarios: locadores de servicios

Los prestadores de servicio por recibos por honorarios al no ser considerados como trabajadores no tienen derecho a ningún beneficio laboral.

“Sin embargo, la utilización de recibos por honorarios o contratos de locación de servicios encubren una relación laboral de modo fraudulento; El prestador de servicio tendría que demostrar primero que es un trabajador y exigir el pago de los beneficios sociales que se hayan podido generar, no solo al cese, sino en toda la relación laboral y eso lo tiene que hacer ante un juez, sin perjuicio que se pueda quejar ante un inspector laboral para que verifique su situación”, refiere Ágreda.

“Estos procesos en el Poder Judicial tardan entre dos y tres años. Hace unos años entro en vigencia la Nueva Ley Procesal del Trabajo, que con oralidad y plazos más cortos, debía hacer que los procesos laborales durasen poco, y así fue durante el primer año. Pero luego la sobrecarga laboral ha hecho que los procesos estén durando mucho, tanto en primera cómo en segunda instancia”, concluyó.

Fuente: Diario Gestión 05.09.2018

¿Cómo se debe calcular el precio de venta de un producto?

Una de las decisiones más importantes que debes tomar como empresario es la de definir el precio de venta de un producto o de un servicio.

El precio de venta de un producto o de un servicio va a depender directamente de factores externos a la empresa.  A continuación menciono algunos de los más relevantes:

  • Demanda
  • Oferta
  • Calidad del producto
  • Calidad de las materias primas con que fue fabricado
  • Exclusividad
  • Prestigio
  • Marca
  • Competencia
  • Localización

Para calcular el precio de venta de un producto o un servicio, tienes varias opciones:

  • Método de la Utilidad Bruta
  • Método del Margen de Contribución

Te hablaré sobre cada uno de estos modelos a continuación.

El Método de la Utilidad Bruta

Es la forma tradicional en que los comerciantes calculan el precio de venta de un producto en tienda de retail o venta directa.  También lo utilizan grandes empresas comerciales, como cadenas de supermercados, tiendas de línea blanca, ropa, entre otras.

El primer paso es determinar el porcentaje de utilidad que se debe cargar al producto.  Ese margen es sugerido por los mayoristas, por la costumbre, por el mercado en que está el negocio, por el tipo de producto, etcétera.

Luego se multiplica el costo de compra de ese producto por el porcentaje y el resultado se suma al costo.  Te lo explico con un ejemplo.

  • Un comerciante compra un producto en 1,000 pesos.
  • Resuelve que el porcentaje de ganancia para ese producto es el 30%.
  • Para calcular el precio con este modelo lo que hace es multiplicar el costo de 1,000 por 30%, esto da 300 pesos.
  • Así el precio de venta es 1,300 y lo hizo simplemente sumando 1,000 de costo más 300 de ganancia.
  • En este punto lo correcto sería que el empresario investigue el mercado y verifique si realmente podrá vender ese producto en 1,300.  Quizás pueda bajarle un poco o quizás pueda subirlo aprovechando que otros comerciantes lo tienen más caro.

Es bastante simple.  No se presta a confusiones.  Es muy utilizado.  Además no tiene más usos que calcular el precio de venta.

Cuando un empresario observa que a su negocio están llegando cada vez menos clientes, debe determinar lo que está pasando.  Muchas cosas debe hacer, una de ellas es investigar la competencia y los precios de ventas.

Si vendes los mismos productos, las mismas marcas, la misma calidad y de la misma forma a un precio mayor, los clientes se enterarán y dejarán de visitar tu negocio.

En ese punto, podrías encontrarte con la sorpresa de que otros comerciantes venden los mismos productos a mucho menos precio.  No te explicas cómo lo hacen.  Piensas que algo extraño pasa, que el proveedor les vende más barato, que tiene menos gastos porque son más pequeños y buscas otras razones.

Quizás lo anterior se debe a que el método que utilizan no es el método de la utilidad bruta, sino uno mucho más preciso.  Me refiero el Método del Margen de Contribución que te explicaré ahora mismo.

El Método del Margen de Contribución

Es el método por excelencia, el que he venido recomendando a mis clientes de todas las actividades económicas, desde hace más de 30 años.

Incluso lo utilizamos en empresarios que no venden productos tangibles, comprados o fabricados, sino puramente servicios como: salones de spa, consultorías, profesionales, empresas de mantenimiento de todo tipo, turismo, etcétera.

El margen de contribución es la ganancia que se obtiene de un producto con base en el precio de venta neto.  Es decir cuánto del precio de venta será ganancia.

Al final recomendaré otros artículos y videos de nuestro canal en Youtube para que profundices el tema.

El margen de contribución siempre lo vamos a expresar en su equivalente en dinero y en su porcentaje sobre la venta.

El porcentaje del margen de contribución depende de muchos elementos: el costo variable, el costo y gasto fijo de la empresa, la inversión en la empresa, el tiempo de recuperación y la ganancia deseada.

Por supuesto, y en cualquier método, el precio calculado será siempre un precio sugerido, el cual deberá ser confrontado con el precio de mercado y es allí donde el empresario utiliza su mayor fortaleza: conoce el producto, conoce a sus clientes y conoce el mercado.

Para definir los precios de venta de tus productos y servicios debes hacer lo siguiente:

  1. Definir el costo variable unitario.
  2. Definir un margen de contribución que cubra los costos fijos y las ganancias deseadas.
  3. Calcular el precio de venta dividiendo el costo variable entre el margen de contribución.
  4. Realizar una investigación en el mercado para determinar qué productos compiten en calidad y servicio con los tuyos.
  5. Definir el precio final.

Utilicemos un ejemplo para explicar este método.  Las mismas cifras del ejemplo anterior.

  • Un empresario tiene un producto con un costo variable de 1,000 pesos.
  • Sus financieros le dicen que debe obtener, al menos, un margen de contribución del 23% para cubrir sus costos y gastos fijos, así como la ganancia deseada.
  • El empresario sabe que si desea obtener un margen de contribución del 23% su costo variable sería el 77% del precio de venta.  (100% – 23% = 77%).
  • Para calcular el precio con este modelo, lo que hace es dividir el costo variable entre 77%.
  • Así el precio de venta es 1,300 pesos (1,000 / 77% = 1,298,70 que redondeamos a 1,300).
  • Así el empresario podrá decir que este producto le deja 300 de margen, lo cual equivale al 23% (300/1,300=23%)
  • En este punto lo correcto sería que el empresario investigue el mercado y verifique si realmente podrá vender ese producto en 1,300.  Quizás bajarle un poco o quizás pueda subirlo aprovechando que otros comerciante lo tienen más caro.

Herramienta para monitorear la rentabilidad de cada producto

Una recomendación final: levanta una lista de todos tus productos y servicios, con las siguientes columnas:

  1. Código del Producto
  2. Nombre del Producto
  3. Costo Unitario Variable
  4. Precio de Venta Neta
  5. Margen de contribución en colones
  6. Margen de contribución en porcentaje

Quienes desean llevar sus empresas al siguiente nivel de crecimiento deben saber exactamente cuál es la ganancia que aporta cada producto en la empresa, no es suficiente saber si la empresa es rentable.

El primer paso para medir el potencial de ganancias de una empresa es conocer el margen de contribución de cada producto, con la herramienta sugerida en el punto anterior podrás tabular esos datos y calcular el margen de cada producto.

Pero calcular el costo no resulta siempre tan simple, más aún cuando hablamos de empresas complejas como la industria alimentaria, la agricultura, la industria en general, las empresas de servicios y las empresas de mantenimiento industrial.

Fuente:Funda Pymes